Nintendo Switch OLED, el tercer miembro de la familia Switch

Tras casi 88 millones de consolas vendidas en todo el mundo, Nintendo da una vuelta de tuerca más a su consola portable

Hace aproximadamente un año y medio, cuando se lanzó al mercado la versión más portátil de la familia, la ‘Nintendo Switch Lite’, ya se rumoreaba sobre una puesta al día de la consola japonesa. Todo parecía indicar que el evento E3 de este año sería el escogido por los nipones para desvelar la nueva versión, pero no fue así y nos dejaron a todos con las ganas.

Así pues, fue esta misma semana cuando Nintendo anunció la llegada del tercer miembro de la familia Switch, la ‘Nintendo Switch (modelo OLED)’, que se comercializará desde el próximo 8 de octubre.

Si la llegada en 2019 de la versión ‘Lite’ supuso la evolución a una portabilidad total de la consola japonesa, el nuevo modelo OLED representa un salto y una puesta al día en varios aspectos, con el fin de poner a la terminal de Nintendo a la altura de sus competidoras. Estos son algunos de ellos.

  1. Resolución y tecnología OLED

Todos queríamos que una nueva versión de la Switch contara con un salto en la resolución de la imagen a 4k, como ofrecen la nueva generación de consolas de Sony y de Microsoft, pero en este caso el gran cambio de este rediseño es la utilización de la tecnología OLED para la pantalla. Tal y como ocurre con la versión original, la nueva Switch mantiene el 1080p (resolución usada en la televisión de alta definición) cuando está conectada al televisor, pero baja a los 720p cuando se utiliza en modo portátil.

Sin embargo, es verdad que la compañía japonesa está en el mercado con sus propias reglas y, precisamente, esta singularidad es uno de sus grandes aciertos.

  1. ¡Más memoria!

Afortunadamente desde Nintendo se ha escuchado a los usuarios y se ha solucionado una de las grandes carencias que tenía esta consola, el tamaño de su almacenamiento. A día de hoy, 32 gigas de memoria se quedan más que cortos… y ya fue una de las críticas más repetidas con la anterior versión, la Nintendo Switch Lite. Por fin, de una vez por todas, tenemos más sitio para almacenar juegos sin tener que ampliar la memoria de nuestra consola comprando tarjetas externas. A partir de ahora, la capacidad de memoria se dobla, dejándola en 64 más que dignos gigas para guardar nuestros juegos y partidas.

  1. Mejora en la conectividad

Hay momentos en los que una buena conexión a Internet es básica para tener éxito en algunos juegos, sobre todo si pensamos en los competitivos online como, por ejemplo, ‘Fortnite’. Pese a que una de las grandes fortalezas de la Switch es su portabilidad y, por tanto, la potencia de sus antenas wifi, esta vez Nintendo ha decidido mejorar más la conectividad mediante un nuevo conector de red Ethernet en su base (o dock), para poder enchufar la consola por cable directamente al router de nuestra operadora.

  1. Una pantalla más digna

La pantalla de la nueva versión se amplía de 6,2 a 7 pulgadas y. aunque se mantiene la misma resolución, obviamente los juegos se verán un poco más grandes. De hecho, sí que se aprecia una disminución en el tamaño de los marcos alrededor de la pantalla, dado que esta es mayor.

Pero el verdadero salto de calidad reside en la tecnología OLED aplicada a la nueva pantalla. Ahora, las imágenes ganan en constraste y los colores, en viveza, además de permitir una mejor visión en diferentes ángulos desde los que miremos a dicha pantalla así como el color negro que ahora es puro dado que esta tecnología lo que hace es apagar los píxeles para representarlo.

  1. Un mejor apoyo

Otro de los cambios que destacan en esta nueva edición está pensado para los jugadores que utilizan la consola en modo sobremesa. La ‘patita’ que tenía el modelo anterior podía resultar algo incómoda en algunas situaciones. Ahora la superficie de apoyo cubre en la totalidad la estructura de la ‘Switch’ y, además, no tiene una posición fija, sino que cuenta con un amplio despliegue para que puedas elegir el ángulo que sea más cómodo para ti y tus amigos en cada partida.

  1. ¿Merece la pena?

Si estamos pensando en comprar una Nintendo Switch, digamos que la nueva versión tiene las suficientes mejoras como para que merezca la pena la diferencia del gasto respecto a la versión original.

Si tenemos pensada utilizarla conectada a la televisión, contaremos con mejoras de potencia y rendimiento que, seguramente, agradeceremos en nuestro salón. Asimismo, la duplicación de la capacidad de memoria, la mejora de la conectividad a través de una cable directo a nuestro router y la mejora en la pantalla, producen un paquete más que considerable como para tenerlo, sin duda, en cuenta.

Además, todos los juegos, accesorios y mandos (Joy-Con) serán compatibles con la nueva versión, al utilizar la misma estructura tanto de software como de hardware.

Así pues, a partir del 8 de octubre podremos adquirir esta videoconsola que se venderá en dos colores; en blanco inspirado en Metroid Dread que también sale al mercado el mismo día y el clásico rojo neón y azul neón, qué son los colores principales del gran Mario Bros ‘Super Mario’.

En cuanto al precio, rondará los 350 euros, dejando el modelo anterior con pantalla de 6,2 pulgadas en 299 y la más portable ‘Lite’ en 199 euros.

Parece que, con esta estrategia de mercado de ofrecer tres tamaños y tres precios distintos para la misma consola, Nintendo va a tener un éxito de ventas todavía mayor en las Navidades que se avecinan.